Instalación de césped artificial en lugares húmedos: consejos y prevención

Consejo de instalación sobre césped artificial.

El césped artificial es superior al césped natural a la hora de instalarse en zonas propensas a la humedad. Los sistemas de drenajes propios de este tipo de césped son idóneos para climas húmedos o lugares cercanos al agua, como pueden ser terrazas o piscinas. El césped artificial también facilita el drenaje de la humedad ambiental, por lo que se evitan balsas de agua que pueden ser foco de insectos, sobre todo en verano. Sin embargo, hay que tener en cuenta una serie de aspectos para maximizar la instalación de nuestros césped artificial.

 

El primero de ellos sería las condiciones climáticas de la zona en donde vamos a instalar el césped. Sí durante los meses de invierno la zona va a estar expuesta a intensas lluvias y heladas necesitaremos un césped con una gran capacidad de drenaje, en cambio si en los meses de verano va a haber poca humedad, pero sí una intensa exposición al sol necesitaremos un tipo de césped que no decolore ni pierda sus capacidades. Incluso si vivimos en una zona de clima estable tenemos que tener en cuenta el lugar donde vamos a instalar el césped, no será lo mismo instalarlo en una terraza de uso personal o en las inmediaciones de una piscina donde esperemos tener grandes cantidades de humedad. 

El césped artificial suele incorporar un sistema de drenaje propio para evitar la formación de las balsas de agua, que suelen ser focos de insectos. Pero también es importante tener en cuenta que las propias bolsas de agua pueden degradar la propia estructura del césped y deteriorar tanto su aspecto como su integridad.

También es importante tener en cuenta si el césped va a ser utilizado como zona de paso de forma habitual, ya que los propios pegamentos que unen el césped a la superficie pueden verse deteriorados también por un uso excesivo sobre todo si no son de calidad. 

 

Estos aspectos son evaluados a la hora de la instalación del césped y un equipo de instaladores profesional puede fácilmente determinar qué tipo de césped y qué condiciones son necesarias para realizar una instalación óptima. Recomendamos siempre recurrir a expertos y evitar las soluciones baratas o rápidas, ya que en unos años muy probablemente los problemas que nos vaya a generar esa instalación apresurada no compensen el ahorro de dinero que vamos a hacer ahora. 

Césped artificial para piscinas

Nuestro césped artificial para piscinas es una alternativa práctica, segura y estéticamente muy agradable.

Resistencia del césped artificial a la lluvia 

Uno de los aspectos más importantes a la hora de tener en cuenta es el tipo de humedad que va a recibir. No es lo mismo si esperamos solo humedad a través de la lluvia, que suele ser más fina y puede drenarse a la vez que va acumulándose en el césped; que por ejemplo la humedad provocada por el granizo, que será de liberación más lenta pero que podrán dañar la integridad del césped sobre todo si está sobre sumideros o rejillas. 

 

También es importante tener en cuenta que el césped y su capacidad de drenaje se ve afectada por la cantidad de agua que reciben en un momento dado, por lo tanto, si es un césped al lado de una piscina y dicho césped es una zona de paso podremos esperar que se reciban grandes cantidades de agua por parte de los bañistas pero un corto lapso de tiempo. 

 

Dependiendo del nivel de humedad que esperemos podemos adoptar diferentes soluciones. La más básica de ella sería confiar en la simple evaporación por parte del efecto del sol, esto suele ser más habitual en zonas donde las fluctuaciones climáticas sean bajas y siempre a favor de temperaturas altas: piscinas de uso unifamiliar o terrazas pequeñas donde no se haga vida de forma habitual. Esta solución es la más endeble, por obvios motivos confiar en la propia evaporación del agua involucra también confiar en unas condiciones climáticas óptimas, cosa que no siempre se va a dar. 

 

Otra opción y la más recurrida sería utilizar un sistema de pendientes. Las balsas de agua son muy peligrosas tanto en verano como en invierno, en verano favorece la aparición de insectos y en invierno pueden congelarse y crear placas de hielo peligrosas de pisar y que debilitan la estructura y el pegamento a la superficie. Una pendiente favorece que el agua vaya drenando de forma natural a zonas en donde luego pueda ser retirada con una mayor facilidad. Ya sea de forma manual o mediante un sistema de recogida de aguas. 

 

En este sentido el aspecto más importante a tener en cuenta es el grado de inclinación de la pendiente, que dependerá tanto de la superficie como del nivel de agua que esperemos recibir; si es una superficie muy porosa que va a absorber una gran cantidad de agua y no queremos que se generen humedades necesitaremos que la pendiente sea más inclinada para favorecer el drenaje de agua más rápido, mientras que si es una superficie no porosa el grado de inclinación puede ser menor dado que eventualmente todo el agua del césped acabará en ese sistema de drenaje por pendiente. 

 

Finalmente, si queremos una instalación más completa a la pendiente, podemos combinarla con un sistema de rejilla o de sumidero. En este sentido el sumidero puede estar tanto a la vista y ser rodeado por el césped que va a ir drenando el agua al mismo, o colocarse el césped sobre un sistema de anclajes y rejillas que favorezca la filtración del agua de forma discreta. Las propias condiciones de la superficie en donde lo vayamos a instalar será la que nos marque qué tipo de sistema es el más adecuado. 

Finalmente hay que tener en cuenta el pegamento para unir las placas de césped artificial a la superficie. Siempre querremos un pegamento de la mejor calidad posible que evite que se generen huecos o bolsas entre el césped y la superficie, porque son precisamente esos huecos los que van a mermar la capacidad del césped para drenar el agua ya que se acumulará en ellos. Hay que tener en cuenta que la eficacia del pegamento disminuye con los años por una exposición básica a los elementos, por lo que será necesario tanto realizar revisiones periódicas pasados los años como apostar desde el primer momento por un pegamento de calidad que nos garantice el máximo tiempo de adherencia. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último

×

¡Bienvenido a ARMON!

×